¿Cómo vemos desde Limón y Menta el sector eventos POST-CORONAVIRUS?

El Sector Eventos POST-CORONAVIRUS

El mundo está cambiando y somos testigos de ello mientras estamos confinados en nuestras casas. Jamás hubiésemos pensado, con toda nuestra tecnología y avances en las distintas áreas de la ciencia, que el Covid-19, – la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus- llegaría para cambiar el orden mundial, pero así ha sido y eso nos obliga a replantearnos muchas cosas como sociedad.

Ha sido un golpe devastador para la economía mundial y para los distintos sectores que lo conforman, entre ellos el de los eventos. Las pérdidas no se terminan de contabilizar, pero eso no ha justificado que no se haya pensado en planes y estrategias para surgir nuevamente. Por ahora, como humanidad hemos aprendido y ratificado el valor que tienen los encuentros personales, el cara a cara, la interacción personal, como conductas genuinas del ser humano, las cuales la primera pandemia del siglo XXI nos ha arrebatado, por al menos un tiempo prudencial.

A pesar de la elevada incertidumbre respecto a la intensidad y la duración de esta perturbación, debemos recordar que esto es transitorio y hay que afinar muy bien las estrategias para asumir los nuevos tiempos que están por venir. En este nuevo escenario queda mucho por hacer y muy poco tiempo.

En el sector empresarial, los planes de marketing y las estrategias de promoción no serán las mismas porque el dinero no podrá ser derrochado, sino muy bien invertido. Los eventos serán un poderoso aliado de las empresas y startups, solo si se organizan, desarrollan y miden de manera estratégica. No tendrá sentido hacer eventos sin que se tenga claro cuál es el retorno de la inversión, sin qué se sepa el objetivo o sin haber pensado en el público objetivo de dichos eventos.

No podemos saber, con precisión, en qué momento la industria de los eventos habrá olvidado esta pandemia, pero sí sabemos que, después de esto, los eventos deben ser, más que nunca, estratégicos, centrados en el usuario y sobre todo medibles. No tendrán sentido aquellos eventos que no conviertan cada euro invertido en un beneficio tangible, por lo cual todo deberá ser estratégicamente medido, para saber si logró su objetivo-

Esto quiere decir que será vital medir los eventos para evaluarlos y ello implicará hacer mediciones cualitativas y cuantitativas precisas para, de este modo, obtener el retorno de la inversión de manera más cuantificada.

Si antes de la pandemia, en Limón y Menta defendíamos que los eventos del futuro tenían que ser inteligentes, innovadores y disruptivos, los eventos post-coronavirus deberán serlo mucho más, y tendrán que tener toda la tecnología a su disposición para conocer si su diseño consiguió los objetivos planteados.

Estamos seguras que las tendencias en materia de eventos seguirán apuntando hacia la creatividad y la generación de experiencias que toquen las emociones de los asistentes, pero nunca podremos olvidar el poder que tienen la tecnología y la transformación digital, fundamentales para mantenernos cerca durante la pandemia, por lo que estas herramientas deberán ser incorporadas, con más fuerza, en la industria de los eventos.

Cada cual hará a su apuesta. Por ahora, durante este periodo de confinamiento fundamental para luchar contra la pandemia, hemos visto que las grandes empresas han apostado por crear empatía y a darle una mano a la sociedad, en estos difíciles momentos, como es el caso de Microsoft y Cisco, que empezaron a ofrecer de forma gratuita algunas de sus soluciones tecnológicas por un lapso determinado de tiempo; Hearst liberó el acceso de todas sus publicaciones presentes en la plataforma Kiosco durante el mes de marzo y el Corte Inglés lanzó sus servicios Click&Collect y Click&Car para impulsar las compras on line y que los usuarios las recojan en las tiendas respectivas. Otras como Walmart ha puesto horarios especiales para los mayores, con el fin de que puedan hacer sus compras con tranquilidad e irse a casa lo más pronto posible, pues son una población de riesgo; mientras que McDonalds, Coca-Cola y otras marcas han separado sus logos para incentivar a las personas a seguir con el aislamiento social, con el fin de evitar más contagios por coronavirus.

 

Seguirán surgiendo otras estrategias de marketing de las empresas, con el objetivo de seguir conectando con sus usuarios, no sin haber pensado muy bien cada uno de estos planes para no perder o derrochar más dinero del necesario.

¿Y el sector de los eventos? Estamos seguros que también resurgirá, y es que el evento va a ser la forma de conexión más pura y necesaria en tiempo del post coronavirus…

Así, mientras dura este confinamiento, os hacemos una propuesta: preparaos para un futuro lleno de reencuentros y mucha emoción, para eventos centrados en valores y conexiones más allá de las méramente superficiales, para eventos realmente sostenibles, en eventos que combinen la capacidad del humano con las facilidades que aporta la tecnología… ¿Un planteamiento positivo? Quizás, pero no por ello menos posible. Preparáos para una nueva era llena de posibilidades.

María Teresa Curcio
Copywriter en Limón y Menta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *